Raúl Stanich el caballero del fútbol

Raúl Stinich es uno de los jugadores más recordados de nuestro balompié nacional.

CARACAS – Raúl Stinich es uno de los jugadores más recordados de nuestro balompié nacional. Todos los que lo conocieron y lo vieron jugar al nombrarlo te dicen: “Un caballero dentro y fuera de los terrenos de juego”. Como jugador, podemos etiquetarle el apodo de defensor moderno: tenía una gran visión de juego, sabía dictar los tiempos a sus compañeros de reparto y tenía gran talento para ayudar a sus compañeros a encarar el arco rival.

Stanich, nace en Salto provincia de Buenos Aires (Argentina) el 27 de agosto de 1942. Comenzó a jugar fútbol con el Sport Club Salto. Después defendió las camisetas del Nicolás Sport Club, Argentinos Juniors, San Lorenzo de Almagro y River Plate. En Argentina se codeo con jugadores como Hugo Gatti, César Luis Menotti (campeón del mundo en 1978), Héctor “Bambino” Veira, Daniel “el fantasma Onega ( quien se convirtió en el máximo goleador en la Copa Libertadores 1966 con 17 tantos, su récord aún está vigente), Ermindo “Ronco” Onega, Enrique “Quique” Wolff, Salvador Bilardo (campeón del mundo como DT en 1986), entre otros.

Stanich durante su estancia con el River Plate. foto cortesía

“Me contaba Stanich, que cuando tenía 28 años, allá por el año 1968, recibió en Argentina la visita del entrenador Jesús “Pescaíto” Gómez y los directivos del Valencia Fútbol Club Mario Borsari y Gino Furnari. Todo esto gracias a la óptima publicidad que le hizo en Venezuela su compatriota y compañero de reparto Roberto Profumo. Stanich acepto la propuesta del equipo de Cabriales sin dudarlo, según reportes de la época le ofrecieron 500 dólares mensuales, en su país un futbolista no ganaba más de 100” nos cuenta vía whatsapp su compadre Jorge Delle Sedia con la ayuda de Humberto Scovino (hijo de otra leyenda de nuestro fútbol).

En Venezuela se enfundó las camisetas del Valencia Fútbol Club, Estudiantes de Mérida y la selección nacional. Su debut con el equipo de Cabriales fue en un juego del amistoso ante la Vinotinto, que se preparaba para las eliminatorias rumbo al mundial de México 70. En el torneo local, su primer duelo oficial data 8 de junio de 1969 en la derrota 1-2 ante el Deportivo Italia. En esa zafra, el Valencia quedaría en el segundo lugar, igualado con el Deportivo Italia, con 40 puntos. El título se lo llevaría el Deportivo Galicia.

Con el equipo de la ciudad industrial de Venezuela jugaría 11 temporadas donde obtuvo un título de la Primera División (1971), uno de la Copa Venezuela (1978). En dos ocasiones fue sub-campeón de la Primera División. Disputó tres ediciones de la Copa Libertadores: 1970, 1972 y 1974 donde enfrento a clubes como: Nacional, Peñarol, Deportivo Galicia, Deportivo Italia, Millonarios, Atlético Nacional y Portuguesa. Su mejor actuación fue en la de 1970 cuando obtuvo 5 puntos: un empate 0-0 con Peñarol en Valencia y par de triunfos  (0-2 y 3-1) ante el Galicia. A lo largo de su carrera anotó 23 goles con el equipo de cabriales. Con el club valenciano fue el capitán recibiendo la banda de otro histórico de la institución, Omar “Pulpo” Colmenares.

Un recorte de prensa del diario El Carabobeño. foto cortesía

En la Copa 150 aniversario de la Independencia de Brasil (también llamada mini-copa del mundo) en 1972 formó parte de la vinotinto. En ese torneo tuvo como compañero de  reparto a otro gran central de la época, Vicente Arruda, también radicado en la capital carabobeña. En este torneo, la vinotinto enfrentó a Paraguay, Yugoslavia, Perú y Bolivia y Stanich fue titular en todos los juegos. En esa selección estaban jugadores de la talla de Carlos “Chiquichagua” Marín, Orlando Torres, Luis Marquina, Richard Páez, Iván “Tiburón” García, Luis Mendoza, Ramón Iriarte, Vito Fassano, entre otros.

Richard Páez al hablarnos de Stanich nos cuenta: “La mejor anécdota con Raul Stanich fue cuando estuvimos en Brasil en el torneo de la Minicopa y fuimos a jugar en Manaos y estando allá, nos fuimos a conocer el Rio Amazonas en una piragua (lancha, donde uno se sentaba, uno detrás del otro) con motor y cuando estábamos como 15 jugadores montados en la lancha paseando por el Rio Amazonas, se les ocurrió una joda de futbolista a la mayoría que iba en esa lancha, empezando a balancear la lancha de un lado a otro en forma pendular haciendo movimientos zigzagueantes los jugadores y creo que nos caímos al agua (con el riesgo que hubiesen pirañas) por la fuerza contraria que hacíamos Raul Stanich, Vicente Arruda y yo, los demás solo se reían y gritaban, gozando la situación tragicómica. Al final el conductor de la lancha, evitó una situación impredecible al poner en marcha el motor a máxima velocidad. Cuando nos bajamos, ¡casi que nos peleamos!”

A nivel deportivo nos cuenta: “Futbolísticamente la pareja de centrales de esa Selección Nacional era Raúl Stanich y Vicente Arruda, realmente eran una garantía defensiva y con salida segura desde zona defensiva, ya que siempre salían jugando con pases rasantes y rara vez lanzaban pelotazos, eso nos quedó grabado para siempre”.

A lo largo de su carrera hubo varios entrenadores que lo marcaron: Don Carlos Penchelle, Luis Ferreira, Walter “Cata” Roque, Jesús “Pescaíto” Gómez, Nulo Peronesi, Orlando Fantoni, Roque Fernández, Rodolfo Noya y Silvio Leite. En algunas de sus entrevistas confesó que “Pescaíto” Gómez fue más que un técnico, fue un gran amigo para él y lo ayudó mucho en todos los aspectos.

Luego de colgar los botines como futbolista profesional, Raúl Stanich se dedicó a enseñar los secretos del fútbol a las nuevas generaciones del país que lo había adoptado.

Otra de las personas que tuvo la dicha de conocerlo fue Altair Arruda (hijo de Vicente, otro histórico del Valencia FC): “El profe Raúl Stanich con el Colegio Calazan de sus amores, tuvo la gran alegría de ganar la copa Coca Cola y ganarse el derecho de jugar una especie de Copa América estudiantil en su querida Argentina, se jugó en los predios de la Selección. Cada vez que íbamos a la cancha parecía un niño entrando al mejor parque del mundo.  Todo un mister. Historia de la buena tanto para el Colegio Calazan como para el Centro Social Italo Venezolano de Valencia”.

Humberto Scovino nos habla de cómo fue la vida de Stanich luego de colgar los botines como jugador profesional.

“Desde 1970 comenzó a dar clases de futbol en el Colegio Calasanz y en el Centro Social Italo Venezolano de Valencie donde comenzó en 1985. Recuerdo que fue uno de los creadores de un gran equipo con el Padre Jesús en el Colegio Calasanz. En dicha institución fue muchos años campeón y sub-campeon. Con sus dos equipos Calasanz y Atlético Calasanz”.

El 11 de diciembre de 2013, Stanich fue atropellado, cuando se dirigía desde su trabajo como técnico en el Centro Social Italo Venezolano de Valencia a su residencia. Fue internado de emergencia con signos vitales y en horas de la madrugada falleció lamentablemente, dejando un hondo vacío entre sus familiares y múltiples amistadas, que le apreciaban y respetaban por su seriedad y rectitud dentro y fuera del rectángulo verde. Por eso era considerado el “Caballero del fútbol venezolano”.

 

Fioravante De Simone

Coordinador Venezuela Fútbol