Pedro Febles ” El Caballero Gol”

 

El matrimonio Febles González se embarcó a las Américas, desde la Isla del Hierro en 1959. Escasos baúles de ropa y enseres entraron en la bodega del vapor  junto a sus tres hijos. Una hembra y dos varones. El último, de apenas meses de nacido. Pedro Juan. Rubio como el sol, nunca pudo conocer una pelota en su isla natal. Aunque arrastró ese gentilicio de por vida, todo, absolutamente todo, en especial los vericuetos con el balón, los aprendió en la tierra que sus padres escogieron para hacer vida: Venezuela.

En la parroquia La Pastora transcurrieron sus años de infancia y adolescencia. Su padre, dedicado de lleno al trabajo, poco o nada le llamaba la atención el fútbol, pero apegado a sus raíces, comenzaron a frecuentar la Casa Canaria. A falta de un terreno oficial, el futbolito era el deporte emblema del club y en su rectángulo de cemento Pedro desarrolló la habilidad para encarar en una baldosa y definir en espacios reducidos. Expertos en fútbol sala colocan a Pedro como el mejor de la historia en la capital. Años después llegaría el actual Futsal.

 

Ese romance con el balón lo llevó a militar en las infantiles del Santo Tomás de Aquino. Su hermano mayor, Antonio, quien a la postre sería Entrenador Nacional, tuvo el instinto de ver los detalles que hacían de su hermano un diferente y lo llevó a esa institución donde figuras como el “Indio” Clemente Ortega y Hamlet Tavárez terminaron de pulir el diamante en bruto. Destrozando redes rivales a diestra y siniestra su nombre comenzó a subir como la espuma. En categoría juvenil, jugaba para el Elche en el afamado Torneo Ibérico, donde sobresalía entre adultos y profesionales. Su llamado a la Selección fue inminente.

En Abril de 1977, cuando cumplía 19 años, disputó el Torneo Juventud de América, jugado en Valencia y donde debutaba también un tal Diego Armando Maradona. Fue el primer contacto con Manuel Plascencia, un entrenador que marcó la carrera de Pedro como jugador y como técnico. Empataron con Perú y Argentina, y, casualmente, los gauchos tampoco clasificaron a la siguiente ronda.

Deportivo Italia , Eustorgio Sanchez, Ocaña, Fuad Chame, Cheche Vidal, Bracovick, Luis Mendoza, Pedro Febles entre otros,este fue el Club donde debuto Pedro Febles en el profesional

1978 fue un año decisivo. Luis Mendoza, cacique del Deportivo Italia y arraigado en el Santo Tomás, logró convencer al atacante juvenil de aceptar jugar con los azurros. Debutó contra el Canarias anotando doblete en la victoria 3-2. En simultáneo hacía parte de la convocatoria para los Juegos Centroamericanos a jugarse en Medellín. Con fama prematura por sus sensacionales actuaciones fue llamado para filmar un comercial televisivo de un refresco popular. Esa fue la burda excusa para ser declarado profesional y se perdió la competencia con la Vinotinto. Hay que destacar que, con escasos 20 años, Pedro dirigía categorías infantiles del Santo Tomás, allí nació una pasión por la formación de niños que estuvo alternando durante toda su carrera como futbolista. Al retirarse, en 1989, también dirigía los chamos del San Agustín del Paraíso.

Dedicado de lleno a su carrera, al año siguiente, con apenas 21 años debuta en la absoluta para disputar su primera Copa América. Luego vendrían la del 83 y la del 89. Sumando sus participaciones en Eliminatorias para los Mundiales 82,86 y 90…Pedro acumuló 25 partidos con 5 goles. Recordaba con pasión y euforia haber estado en la cancha en el primer triunfo venezolano

 

Paz, Acosta, Añor, Maldonado, Guacharaca Baena , Stalin Rivas, Abajo Laureano Jaimes, Renee Torres, Pedro Febles, Hector Rivas,

en Eliminatorias ante Bolivia y, muy especialmente, los 2 goles que le hizo a los del altiplano 4 años después, en una goleada 5-0.

En 1980, nuevamente Manuel Plascencia vuelve a convocarlo para los Juegos Olímpicos de Moscú. Una experiencia enorme, llena de aprendizajes y polémicas arbitrales. Haber competido en el mas alto nivel mundial le añadió a su repertorio de talento un plus de jerarquía que lo catapultó.

Selecciçon Premundial año 86, Pedro Febles, Memin Sanchez, Nicola Simonelly, Emilio Campos, Guachara Baena, William Mendez, Nelson Carrero, Bernardo Añor, Pedro Febles, Fosforo Cedeño

 

Entre 1980 y 1983 juega con el Galicia, obteniendo su primer título como profesional al obtener la Copa Venezuela. Una gira del cuadro gallego por España, le permitió a Pedro recibir ofertas de clubes ibéricos. La débil peseta ante un fortalecido sueldo en bolívares, hicieron que Febles desechara los ofrecimientos. Ya era considerado uno de los mejores jugadores de Venezuela y su cotización subía como la espuma y desde Táchira, el campeón Atlético San Cristóbal, adquiere sus servicios pensando en Libertadores. De la mano de Cata Roque, llegan a Cuartos de Final tuteándose con los mejores del Continente conformando una endiablada delantera caraqueña junto a Carlitos Maldonado y Gaby Barreiro.

Fueron casi 3 largos años en San Cristóbal, donde vivió el episodio mas triste de su carrera, víctima de la ciega pasión de un hincha de su mas acérrimo rival, el Deportivo Táchira, quien se dedicó a insultarlo descaradamente en un partido en el que ni siquiera jugaba el aurinegro, Pedro, desconcentrado y nervioso fue expulsado por primera vez en su carrera. Ante la catarata de insultos del fanático, Pedro, alicaído y cabizbajo salía de la cancha. El  sabio Cata, testigo de los desmedidos improperios le dijo encolerizado:”Si no sube usted…voy a subir yo”. Pedro, que nunca en su vida había peleado, emprendió veloz carrera hacia la tribuna buscando desahogarse, pero el susto del aficionado al verlo llegar fue tal, que no hubo necesidad de ninguna acción violenta, aunque se armó un revuelo con intervención policial. El hincha fue detenido y después del partido, el propio Febles se dirigió a la jaula a interceder por el agresor hasta que lo soltaron. Aunque suene anecdótico, a Pedrito le marcó muchísimo el comportamiento de ese fanático. 2 años después, militando en su segundo periplo con el Deportivo Italia, tendría su desquite ante los seguidores del Deportivo Táchira, ´pues fue contratado como refuerzo para disputar la Libertadores de ese año y Pedrito anotaría su gol mas famoso: el tercero y decisivo para derrotar a  un Independiente de Avellaneda, lleno de cracks y Campeones del Mundo, en la gesta que mas recuerda la memoria aurinegra. Su imagen con el puño apretado en alto, el rostro y el cuerpo empantanado y las venas de su cuello brotadas por el grito de gol iluminaron la lluviosa tarde en Pueblo Nuevo. Su carrera desenfrenada culminó con su tradicional voltereta frente a la tribuna. Inolvidable.

Ya Marítimo estaba armando su “Dream Team” nacional y no podía faltar la exquisitez de Pedro Febles para cerrar con dos títulos su brillante carrera, que culminó con un emocionante partido de despedida, entre glorias y amigos, ante una inmensa asistencia en el Brígido Iriarte. Antes de retirarse, se le encomendó la dirección técnica de la Selección de Venezuela Sub 15 de la Copa Simón Bolívar (Mundialito RCTV) Una vil decisión, lo apartó del cargo días antes de la competencia. Pedro lloraba de impotencia y después lo hizo de emoción cuando los jugadores lo reconocieron,

casi de incógnito, en los graderíos de la herradura norte del Olímpico, y hasta allá fueron a saludarlo y dedicarle su triunfo en señal de respeto.

Su carrera como técnico formador de niños había comenzado casi 20 años atrás y el retiro, le permitió dedicarse de lleno a su sueño: el Centro de Enseñanza Para El Fútbol (C.E.P.E.F) abrió sus puertas en Colinas de Vista Alegre para convertirse en referente del fútbol infantil capitalino. Su nulo afán de lucro, becando mas chamos que los que pagaban, mantenían las finanzas en rojo pero los logros en azul brillante. Lo que otros utilizaban para ganar dinero, Pedro utilizaba para formar y regalar sonrisas.

Reencuentro jugadores del Maritimo

Plascencia, sabedor de sus conocimientos, lo llama para que fuese su asistente y juntos obtienen títulos en el Caracas F.C. en el 93 y 94. Al año siguiente Pedro asume la dirección técnica del rojo y obtiene su única estrella como DT en profesional. Luego vendrían los banquillos del Deportivo Italia, Estudiantes y Mineros.  En segunda división, Estrella Roja,UCV y Real Esppor disfrutaron de sus conocimientos. A nivel amateur, Centro Italo, Hebraíca y Hermandad Gallega vieron crecer sus canteranos de la mano de Pedro, considerado por muchos, el mejor técnico de niños del país.

Venevisión lo tuvo en comentarios y análisis en 4 Mundiales, pero ante los micrófonos radiales  estuvo al aire por casi 3 lustros en “Fútbol Visión”, junto a Roby Cavallo, Saúl Maldonado y Nelson Carrero y luego en “Directo y Sin Barrera” haciendo llave con Jaime Ricardo Gómez.

Lleno de sueños y proyectos, una traicionera pancreatitis lo sorprende en Marzo de 2011, prolongando su agonía hasta Diciembre de ese año, cuando finalmente, descansó.

Mucho mas allá de sus goles, sus taquitos, su pique en corto y todas sus virtudes futbolísticas, Pedro Febles será recordado por haber sido un caballero. Amigo leal y consecuente. Y, por sobretodo, por ese inmenso carisma para tratar a los niños. Con un amor por su filosofía de juego donde los chamos aprendían divirtiéndose y siendo respetados por el ídolo. Su silbido de guanche retumba en los oídos de varias generaciones de futbolistas venezolanos.

 

 

Jaime Ricardo Gomez

jrgscrack@yahoo.es