La transformación digital del deporte de base

 

La industria deportiva mundial genera un estimado de $ 700 millardos1 a $ 1.5 billones2 de dólares por año, lo que representa cerca del 2% del producto interno bruto (GPD) y empleo3 del mundo.

En comparación a todas las otras disciplinas del deporte, el fútbol sigue siendo el más global, con un estimado de 4 mil millones de seguidores7 y es también el líder indiscutible en ingresos, responsable de generar más del 40% de esa inmensa economía global que genera la industria deportiva1.

Al detallar esa enorme economía global del deporte descubrimos que la gran mayoría de esa inmensa industria es generada por “consumos relacionados por los individuos como participantes activos del deporte, más que como espectador” 3 y que, a pesar de la opinión popular, el sector del deporte profesional genera menos de un 20% de esa economía deportiva mundial1.

Visto de otra manera, más del 80% de la economía del deporte es generado por el sector del deporte organizado de base, donde cientos de millones de individuos se desarrollan, entretienen y participan como deportistas, y desde donde la mayoría evolucionan hasta convertirse en parte de esos miles de millones de fanáticos apasionados y comprometidos con el deporte.

Sorprendentemente, la industria del deporte de hoy en día carece de los datos necesarios para conocer adecuadamente a esa inmensa e importante comunidad del sector de base que genera esa gran parte de la economía del deporte. Para dar solo un ejemplo, según los datos de la propia FIFA, mas del 80% del total de participantes que practican el fútbol organizado a nivel mundial lo hacen sin registro y por ende, sin que los organismos rectores sepan quienes son y como lo practican4.

Ilustremos la relevancia de ese vacío de información desde otra perspectiva social: ¿Se imagina Ud. a nuestra sociedad sin información sobre la población escolarizada o sin poder producir indicadores adecuados para evaluar el proceso de formación educativa de sus ciudadanos?

Esa ilustración sirve de marco para percibir la dimensión del reto que enfrenta la industria del deporte con respecto a su base: Sabemos que participan miles de millones, que generan la mayoría de la economía del deporte, que es un sector de gran importancia para la formación integral y el sano entretenimiento de sus participantes, pero, sin embargo, desconocemos la información adecuada para conocerlos, formarles y asistirles de con el mejor servicio posible.

La debida identificación e integral comprensión de este sector del deporte es por lo tanto una deuda de la industria y la sociedad en general. La solución para este importante reto se esta hace posible finalmente gracias a un fenómeno que esta cambiando nuestro mundo: la transformación digital.

Esports representa también la confirmación de que la transformación digital del deporte tradicional participativo ha de enfocarse primero en la transformación de la competición deportiva tradicional en “organizaciones ecosistema”.

Y para convertir a la competición deportiva tradicional en una “organización ecosistema” digital centrada en sus participantes y usuarios se requiere de la automatización de todos los procesos de esta, desde el registro automatizado de participantes en la competición hasta la automatización de su documentación, transmisión y publicación de cada resultado y estadística generado por sus actuaciones durante todos los partidos del calendario de competición en la temporada.
Pero lo que es aun mas importante, esa transformación de la competición en la era digital requiere de la implementación de soluciones especializadas en la automatización de la gestión deportiva que transforme a la membresía resgistrada, es decir jugadores, entrenadores, equipos, familias y aficionados, en usuarios digitalizados debidamente reconocidos, pertinentemente asistidos y comprometidos con la competición y las organizaciones que participan en ella. De ello se trata la verdadera transformación digital del deporte.

Para lograr todo lo anterior, es importante reconocer que el ecosistema de participación deportiva es asociativo en su naturaleza y por lo tanto representa una versión orgánica y real de una red social que está presente en todas las disciplinas de participación deportiva y que se extiende hasta la experiencia del aficionado.

En consecuencia, para lograr la completa “transformación digital” de la experiencia del participante de toda competición deportiva, existe una necesidad imperiosa de traducir esta característica nativa de la participación deportiva en una experiencia de red social digital. Dicha capacidad permitirá mejorar la experiencia más allá del campo de juego para los participantes, expandirá la experiencia digitalizando su comunidad de seguidores e interacciones y maximizará la comprensión y lealtad de todos y cada uno de los usuarios, lo cual se traducirá en nuevas fuentes de riqueza para el deporte tradicional gracias al mejorado rendimiento del patrocinio, la publicidad y otras fuentes de ingresos propios de esta nueva era digital.

Esta transformación digital de las competiciones deportivas en “organizaciones ecosistema” generará a su vez un fenómeno replicado y complementario en los equipos, clubes y cualesquiera otras organizaciones constitutivas y complementarias que participan en el deporte, ocasionando, por ende, la digitalización completa de todo el ecosistema organizativo del deporte de base.

La transformación digital inducirá mejoras para el deporte y también, por ende, en la sociedad. De entrada, el nuevo enfoque usuario-céntrico comprometerá a las organizaciones del deporte de base en la era digital a identificar, comprender y competir para dar el mejor servicio posible a todos y cada unos de sus participantes y seguidores, resolviendo de esa manera la deuda pendiente de integrar efectivamente a todos sus participantes.

Esta integración digital provocará a su vez que las organizaciones deportivas adopten tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial, “machine learning” o la transmisión de video digital para automatizar las mejores prácticas de gestión de sus actividades deportivas y satisfacer la creciente demanda de información y maximizar la experiencia digital de sus participantes, seguidores y socios comerciales. Todo ello se traducirá a su vez, en nuevas fuentes de riqueza para el deporte tradicional.

Este énfasis en la inclusión participativa y productiva de los participantes y seguidores por el bien del ecosistema que debe caracterizar a la transformación digital del deporte será determinante para que la industria del deporte continúe su crecimiento exitoso en el tiempo y permanezca proyectando sus beneficios a una sociedad que reclama ejemplos de como contribuir a lograr una sociedad mas justa, democrática e inclusiva gracias a la transformación digital de su ecosistema.

Footnotes:
1- A.T. Kearney 2- Plunkett Research 3- The Global Economics of Sport (Chris Gratton, Dongfeng Liu, Grish Ramchandani, Darryl Wilson) 4- 2006 Big Count, FIFA. 5- MIT Sloan management review: The Myths and Realities of Business Ecosystems 6- Influencer Marketing Hub – The Incredible Growth of eSports in 2019

 

(Por Juan José “Cheché” Vidal Noya): Exjugador Profesional y Olímpico, Tecnólogo, Ingeniero con Maestría en Tecnologías aplicadas al deporte, Empresario, dirigente y activista deportivo. Educador y conferencista.
Futbolista del Año de Venezuela 1979, Jugador All American 1981 & 1983, Vinotinto Juvenil, Olímpico y Profesional, Primer latinoamericano en el Salón de la Fama del Deporte de la Universidad de Boston, ex director del Centro para el Estudio del Deporte en Sociedad de Northeastern University, Ex Vicepresidente del Mundial FIFA USA 94, Creador de FIFA.com. Conmebol.com y AsiaFutbol.com, miembro del grupo de expertos de innovación que desarrolló el plan de innovación para el mundial 2026 (United Bid 2026 USAMéxico-Canadá,) Fundador de la Asociación Única de Jugadores de fútbol profesional de Venezuela y ex miembro fundador de comité de minorías de la Federación de fútbol de EE. UU.)