Ellas

Las mujeres la han tenido difícil para formar parte del futbol, entendido durante largo tiempo, más que otros deportes, como  recinto  casi inexpugnable de la masculinidad, por no decir del machismo.  Para no tener que ahondar en la historia de los prejuicios varoniles me valgo de un caso no muy lejano que es, sin duda, muy ilustrativo acerca de las trabas que tienen las mujeres que aspiran a ser futbolistas.

Maribel Domínguez

Me enteré hace poco de la experiencia de  Maribel Domínguez, futbolista mexicana, quien debió disfrazarse de hombre para poder jugar al fútbol. Intentando obviar ese “requisito”, en el año 2004 se inscribió en un equipo de hombres, en la segunda división del camponato profesional  de su país. El fichaje fue aceptado por la federación nacional, aunque posteriormente la FIFA, a través del mismísimo Josehp Blater, su presidente en aquel momento, lo negó aduciendo que “No tenemos nada contra el hecho de que las mujeres jueguen con los hombres, pero no bajo la égida de la FIFA …”  y añadió que  …” si esta señorita quiere hacerlo, que lo haga, pero no dentro de nuestra institución”.

Cabe advertir que  los reglamentos de la FIFA no establecían expresamente ningún impedimento para que las mujeres pudieran jugar con los hombres. Pareciera, pues,  que se daba por sentado  que genéticamente el balompié debía ser considerado un juego masculino y no había por qué aclarar el punto en las normas que lo regulan.

 

Maribel Dominguez, Jugadora Méxicana

El Mundial de París

Sin embargo, la situación se ha ido transformado en los últimos tiempos, al punto de que hoy en día se puede hablar de cerca de 60 millones de mujeres practicando el futbol y, por otra parte, la FIFA ha tenido que tragar grueso y aceptar el balompié femenino en su seno, atendiendo la solicitud de las federaciones correspondientes a 177 países,

Una señal de los cambios ha  sido la recientemente celebrada  octava edición de la Copa Mundial de Fútbol Femenino, que contó con la participación de 24 selecciones nacionales. La misma fue un gran éxito desde el punto de vista de las audiencias televisivas, así como de público en los estadios, pero sobre todo, desde ángulo deportivo. Se vio un juego muy vistoso,  de mucha técnica, poco o nada violento y más honesto, si cabe el término, que el  masculino.  Las mujeres demostraron, así pues,  un juego competitivo y de muy buen novel que, dicho sea de paso, contrasto con el exhibido por los equipos masculinos que disputaron en Brasil la reciente Copa América, durante dos semanas que dejaron pocos motivos para quedar recogidas en los libros de historia.

Megan Rapinoe

E, el evento llamó la atención, por otro lado, ver a algunas futbolistas atrevidas  y sinceras a la hora de opinar sobre aspectos relativos a lo que ocurre fuera de la cancha, propios de cualquier sociedad, actitud muy distinta a la de sus colegas varones, por lo general muy cuidadosos, por no decir temerosos, si se les pide tratar temas que vayan más del balón y su circunstancias.

En este sentido viene a colación, desde luego, el caso de Megan Rapinoe, la capitana del combinado norteamericano – campeón mundial por cuarta vez –  quien ventiló públicamente sus desacuerdos con el gobierno de su país en diferentes temas (racismo, homosexualidad, cambio climático…),  declarando que el equipo  no iría, como protesta, a la Casa Blanca, una vez obtenida la Copa Mundial.

Se trató de una actitud que ya no resulta  extraña entre las jugadoras norteamericanas y tampoco en la de otros países.

Megan Rapinoe , Jugadora Norteamericana

Las gringas: ¡ Equal Pay ¡

En suma, en el futbol están ocurriendo cosas que también pasan en otros espacios de la sociedad y que tienen que ver  con la lucha que llevan a cabo, en defensa de sus derechos, nada menos que la mitad de los seres humanos, mientras que una buena parte de la otra mitad se opone con razones cada vez menos razonables.

Se han venido generando, así pues, ciertas transformaciones en las condiciones que rodean a las mujeres en el escenario futbolístico, al tiempo que se van planteando nuevas aspiraciones.  En este sentido cabe mencionar, por ejemplo, que, a propósito del último mundial, cobró mucha fuerza la exigencia por una mejor remuneración por parte de las jugadoras norteamericanas, quienes denunciaban la enorme brecha salarial que las separa de sus pares varones.

Aparte de otras consideraciones que se pueden hacer a propósito de lo anterior, baste con mencionar que en este mundial femenino la FIFA repartió 45 millones de euros, mientras que en la última cita mundialista masculina, en Rusia, la cifra alcanzó los 700 millones.

En la misma dirección cabe indicar que en Estados Unidos, sin duda el país más importante en lo que respecta a la práctica del futbol femenino,  las jugadoras de la liga profesional tienen un sueldo mínimo de 16.538 dólares, mientras que los hombres devengan 70.250 dólares.  Así las cosas, Equal Pay (equidad salarial) fue la consigna más gritada durante el desfile de celebración de las campeonas a lo largo de las calles de Nueva York, en respaldo a la demanda que el 8 de marzo, día internacional de la mujer, las 28 seleccionadas introdujeron en los órganos competentes ante  su empleador, la Federación Nacional de Fútbol (USSF), por discriminación de género.

En fin, aún queda mucho prejuicio machista por remover, incluso (¿sobre todo?), en las oficinas de la FIFA. Se han ido removiendo los argumentos referidos a las diferencias biológicas como razón para desvalorar la actividad deportiva femenina, pero todavía queda el muro levantado a partir de ciertos prejuicios culturales

¿Futbol mixto?

En esta época, en la que parecieran soplar, desde muchos lados y en muchas direcciones, los vientos del cambio,  asoma la posibilidad de armar equipos de fútbol integrados por hombres y mujeres, algo impensable hasta no hace mucho.  Ya se han dado algunos pasos y en algunos países se observan iniciativas en el ámbito del balompié infantil, pero es todavía es muy raro que vayan  más allá.

La FIFA no sabe qué hacer. Para su burocracia, que tardo tanto tiempo en la adopción del VAR, esta idea es una papa caliente.

Venezuela Fútbol , 18 de julio de 2109

Ignacio Avalos Gutiérrez

Julio 2019