Ernesto “El Negro” Blanco un medio Campista de Lujo

Selección Venezuela Bolivarianos de 1952

Ernesto Blanco Nació en 1922, en la parroquia San José, en La Candelaria, procedente de una familia de 4 hermanos donde él era el único varón , estudio en el Colegio Los Salesianos y el Colegio Los Dos Caminos, su incorporación en fútbol fue desde muy pequeño en el Colegio los salesianos, ya a principios del Bachillerato es avistado por El Dr. Bustamante quien era Director del Colegio los Dos caminos y lo lleva al Club de Fútbol muy joven donde incluso empieza a trabajar en el colegio en la parte administrativa  hasta que se graduó.

El “Negro” Blanco como se la apodaba en el fútbol fue un medio campista de mucha garra y clase del Dos Caminos, fue campeón de la Liga de DF en 1942, 1945 y 1949, su primera incursión internacional en el exterior fue con una selección del Colegio que fue a Curazao en 1940 desde muy joven mostro muy buenas cualidades y formas para ser un estupendo jugador de Fútbol.

En  1942 se titulan campeones por primera vez  y en 1945  quedan campeones con el Dos caminos en 1era Categoría es convocado a los Juegos Centroamericanos, jugo los Juegos Bolivarianos y los Juegos Panamericanos de Argentina terminando su periplo con la Vinotinto en 1952 cuando quedan campeones con la UCV en la Liga de DF en ese mismo año es integrante de la Selección Venezolana en los Bolivarianos de Caracas donde llego a ser el Capitán. En la Selección compartió con el Che Ardila, Ruesta, “El Cojito Carlos”  Rodriguez, Andres y Gonzalo Sucre, el Pez Volador Sanabria, José Angel Vidal Douglas, El Cojito Antonio Rodriguez, Cesar Diaz entre otros.

En medio de su andar en el fútbol se graduó de Bachiller y comenzó la Carrera de Bionálisis en la UCV donde se graduó a principios de 1950.

En 1953 comienza una lucha para que a los jugadores le pagaran igual que los extranjeros que venían al país y su proclama no tiene asideros en la Liga de DF ni en los mecenas de los clubes y decide retirarse a los 32 años. Se dedico a jugar Fútbol en la Liga de veteranos donde cada fin de semana coincidía con los amigos del fútbol.

Elegido el mejor deportista del año en 1955

En 1955 es elegido Atleta del año , en 1957 se funda la Liga Mayor siendo uno de los fundadores y empieza su carrera como dirigente Deportivo.

 

En su dedicación en su profesión de Bionalista llego a ser fundador del Colegio de su especialidad y llego a ser el jefe de la Unidad del SSO y el Hospital Perez Carreño pro muchos años hasta que se jubilo

Ernesto el Negro Blanco , elegido al Salón de la Fama

Por ultimo fue elegido al salón de la Fama en principios de 1980 por el circulo de periodistas Deportivos.

 

 

 

 

Ernesto “Negro” Blanco: el futbolista según lo recuerda su hijo Ernesto

No tuve el privilegio de ver jugar a mi papá, por lo menos no durante su período de gloria. No obstante, puedo decir muchas cosas que leí y escuché de él.

Hablamos de un jugador que a la temprana edad de (unos) 12 años, siendo estudiante interno del colegio Los Salesianos, fue seleccionado para representar a Venezuela en un torneo infantil que se celebró en Curazao. Según él me contaba, fue distinguido como el mejor jugador del equipo venezolano “el mejor de los 22”. Luego del torneo, en su primer día de clases, a la hora del desayuno tuvo un retraso que lo hizo llegar de último al comedor. Cuando entró recibió un gran aplauso que lo llenó de emoción. Esa, hasta donde sé, fue la primera gran satisfacción que le dejó el fútbol a mi viejo.

Después de los Salesianos, papá pasó a estudiar en el colegio Los Dos Caminos, donde permaneció hasta graduarse de bachiller, y mucho más allá, pues luego de la graduación se quedó trabajando un tiempo en el colegio del Dr. Bustamente. En los Dos Caminos, bajo la tutela del gran entrenador “Monsieur” Godigna, papá cosechó grandes satisfacciones. Fueron campeones en los años 1942, 1945 y 1949, siendo él el capitán del equipo.

Ya en la universidad, la UCV, el Negro Blanco fue capitán del equipo de fútbol que quedó campeón en 1951 y al mismo tiempo de la selección nacional que, el mismo año quedó subcampeón en los Juegos Bolivarianos.

El equipo de la UCV llegó a estar conformado, casi en su totalidad, por brasileros, hasta el entrenador, Fantoni, lo era. Éstos desplazaron, según papá me contó, a casi todos los venezolanos. Entre los que quedaron estaba él, quien no estuvo mucho tiempo más en el equipo, pues la Universidad no quería pagarle lo mismo que a los brasileros, lo que lo llevó a decidir su retiro.

Ahora ¿qué tan bueno era? Como dije al inicio de este breve relato, no lo vi jugar, bueno, en realidad sí lo hice, pero cuando ya tenía más de 40 años y estaba totalmente fuera de forma. En esa época, siempre me llevaba para que lo acompañara a ver los partidos de la Cuarta de Veteranos. Después de cada partido el equipo del Dos Caminos, dirigido por el Ing. José Rafael “Vieja” García, iba a alguna cervecería a conversar sobre los viejos tiempos, era lo que llamaban el Tercer Tiempo.

En una oportunidad creo recordar que el gran atleta Leopoldo Márquez me dijo: “si llegas a jugar la cuarta parte de lo que jugaba tu viejo, serás una estrella”. También recuerdo haber escuchado a sus compañeros de equipo decir: “caramba, el Negro cómo juega todavía”.

De los comentarios que oí de sus compañeros del Dos Caminos, recogidos en alguna celebración del aniversario del Colegio, puedo sintetizar que mi papá fue un jugador con un toque impecable, que pateaba bastante bien con ambas piernas y, dicho por el mismo, cabeceaba bien pero no le gustaba hacerlo, pues le quedaba doliendo la cabeza. Tengo entendido que era muy veloz, tenía condiciones de velocista y sabía estar muy bien en la cancha. Como medio campista servía la pelota para las anotaciones, mediante pases largos, tal y como le enseñó Monsieur Godigna.

A principio de los años sesenta, papá fue presidente de la Liga Profesional de Fútbol. Era la época del Galicia, el Tiquire Flores, La Salle y otros tantos que no recuerdo. Al terminar su período como

Consejo Editorial

Venezuela Futbol