El “Cojito” Rodriguez genio y figura, el 10 Loyaltarra

Comienza a jugar Fútbol en 1930 a los 7 años  con el Club Loyola desde infantil, ascendió a todas las categorías hasta llegar a la 1era división, donde participó por 12 años en plan de figura, en la época perteneció a la selección nacional yendo a los juegos Bolivarianos y centroamericanos donde tuvo una destacada performance como uno de los mejores de esos tiempos donde compartía con grandes futbolistas de su generación como Leopoldo Márquez, Andrés Sucre, Gonzalo Sucre, Ernesto Blanco, Tomás Sanabria y el “Quemao Olivares” entre otros, se retira a los 26 años cuando obtiene el grado de Ingeniero civil en la UCV y en su devenir pasa a formar parte de la categoría Veteranos donde estuvo muchos años jugando, hasta  cuando le ocurre un  derrame cerebral que lo sorprendió durante una reunión de la Liga Metropolitana en 1993, fallece por esta causa posteriormente.

Muchas personas hablan del  fútbol de 1945 y 46 en tono comparativo con el fútbol de hoy, se juzga superior aquel fútbol que este .El Cojito expresó su  opinión en una entrevista que le hicieron en Mayo de 1970 “Aquel Loyola era mejor que este, yo tenía 26 años cuando dejé de jugar 1era categoría y es que era difícil, y hoy los hay con el doble de años y a veces son mejores. Podemos añadir que las importaciones de entonces , salvo dos o tres excepciones , eran más o menos iguales a las de hoy, en 1946 el equipo que más refuerzos era el Deportivo Venezuela, también el Litoral y el trabuco Vasco llegaron a contar con cinco jugadores extranjeros, Loyola jugo con Sixto Soler y José Alberto Valdivieso y la Salle que debutaba entonces en la primera trajo cuatro extranjeros, esos jugadores que venían del exterior tenían las mismas capacidad física y técnica de los nuestros.  Lo que sí estoy claro es que antes había mejores jugadores criollos y que el fútbol criollo parece ir decreciendo”.

 

Estuvo en la vinotinto entre la década del 40 al 50 donde fue a juegos bolivarianos y centroamericanos fue considerado el mejor jugador de esa década , fue un medio de enlace o mejor dicho el número 10 del equipo tanto en el Loyola como en la Vinotinto

Hemos querido conversar con  Gustavo Maggi amigo que le conoció de cerca  e incluso jugara con él en la categoría de veteranos con el ,“Nunca he conocido a una persona que ame tanto al fútbol como Carlos “Cojito” Rodríguez. No sólo era para él una pasión y una alegría, sino una forma de ver la vida. Ver la vida a través de la lente del fútbol. Los valores esenciales de la vida los veía en la cancha. La lealtad a la divisa, la entrega y el sacrificio en el campo, el trabajo en equipo, el placer de ejecutar con arte la difícil tarea de manejar el balón, el aprecio y respeto al contrario y, al final, brindar y comentar con los amigos, habiendo ganado o perdido, de igual manera. Daba gusto ver a una persona disfrutar tanto compartiendo su amor por el fútbol, dentro y fuera del terreno de juego”.

Equipo de Veteranos del Loyola

Equipo de Veteranos del Loyola

Para la época en que jugamos no estaba la Liga Mayor solo había una primera división y el futbol era amateur, el naciente futbol rentado apenas comenzaba  a organizarse, pero eso no impidió que se alinearan las mejores oncenas frente a la flor  y nata de los importados, las tribunas se colmaban de aficionados que llegaban desde temprano con su entusiasmo para apoyar a su equipo.

En el Loyola su Club jugó con Triki Azpiritxaga, Leopoldo Márquez( Capitán del equipo), Carlos Ponte, Yarritu, Dupuy, Bilbao, Andrés Sucre,  Gonzalo Sucre, Armando Sucre.

Según las crónicas que poseemos y las conversaciones familiares el Cojito siempre habló de lo emocionante que fue para él ganar el Campeonato de 1era División de 1943 que se jugó contra el unión. El Club Loyola fue fundado en 1923  y en el año  1927 lograron su primer campeonato en las filas de la primera división, desde ese año no había podido ganar y hubo una pausa por un buen espacio de tiempo que habían dejado de jugar primera categoría, en 1941 regresaron nuevamente a los terrenos de juego a  seguir disputando la primera categoría y es en el año 1943 cuando el Loyola vuelve a ganar su segundo título en la primera división, recuerdo que el  Cojito se refería a ese partido como uno de los mejores que había jugado en su carrera, junto a Gerardo Bilbao centro medio y la gran labor de Alberto y  Leopoldo Márquez, Triki, los criollos culminaron con el brillante triunfo  que les permitió ostentar el título de campeones de primera División del año 1943.

Después de retirarse del  futbol  de primera división se graduó de Ingeniero Civil en la UCV con el título de Ingeniero y se dedicó a trabajar de lleno en su profesión. Es importante resaltar que estuvo involucrado en grandes obras en la ciudad de Caracas, incluso fue uno de los Ingenieros que trabajó conjuntamente con el Arquitecto Villanueva, podemos citar el INCE Nueva Granada, Torre El Chorro(Avensa), Meliá de Caraballeda ,Edificio Bancaracas Plaza la Castellana, el edificio de CANTV en la Av Libertador, Vialidad y urbanismo de los Samanes, Acueductos y cloacas de muchos pueblos de Venezuela, carretera de ciudad Bolívar entre otros,  deportivamente hablando siguió vistiendo los colores rojiblancos en cuarta de Veteranos y en el reencuentro del Loyola del cual fue copartícipe de su fundación

El Cojito fue un futbolista que trascendió más allá de las canchas, tuvo una misión importante como dirigente del deporte donde tuvo un papel negociador en un conflicto deportivo entre los Clubes del Loyola y la Salle dos rivales a muerte. A mediados del 50 se produjo una tángana, en el Olímpico universitario de la UCV en un Clásico del Loyola vs La Salle, que pasó de la cancha al público causando conmoción en la época, este hecho llevó a que el acontecimiento escalara hasta las instancias más altas de los Jesuitas y el Vaticano conllevando a la postre del retiro del Loyola de la Liga Mayor. En el  medio del asunto el Cojito Rodríguez, conjuntamente con una serie de directivos,  estuvo en negociaciones con dirigentes de La Salle y con su cuñado el Quemao Olivares logran un armisticio que produce que el río vuelva su cauce y se pudiera disipar la problemática . Años después que el Loyola se retirara de La Limayor, en el año 1958 sale un Club originado por las desaparición del Loyola y se crea el Estudiantes donde el dirigente del Loyola  Gustavo Maggi Calcaño y él asumen la fundación de este Club que estuvo 3 años en el fútbol profesional Venezolano. Entre sus logros estuvo fundar la Liga Metropolitana de Veteranos y el Reencuentro del Loyola donde se logró que participaran los egresados, jugadores juveniles y de primera categoría siendo que este torneo, peculiar en su concepción, se haya mantenido hasta nuestros días porque en la actualidad todavía sigue vigente y  lleva más de 30 años realizándose anualmente. Como anécdota de ese torneo en el comienzo había pocos jugadores y logra que sus sobrinos los Olivares y un grupo de jugadores de la Salle pudieran jugar ese torneo lo cual daba entender que con su liderazgo logró lo impensable y  se convirtió en  un gran conciliador entre los eternos rivales.

Hemos querido incorporar un testimonio de su hija  Elena Nana” Rodriguez donde la entrevistamos, en ese orden de ideas esto fue lo que nos expresó.

¿Qué recuerda de la etapa de jugador?

Recuerdo su gran pasión por el Loyola y su camisa rojiblanca incluso llegó  a escribir un poema, también recordamos sus tardes sabatinas en la cancha de su querido Colegio San Ignacio, donde nos llevaba a los 7 hijos a compartir con él sus compañeros de equipo, muchos años nosotros estuvimos yendo con él los sábados a verlos jugar, luego se incorporaron los domingos cuando se inició el reencuentro

Además de fútbol, ¿cuáles eran sus otras actividades?

El Cojito cuando joven fue excursionista además de futbolista, antes de 1940 ya había hecho innumerables excursiones al cerro el Ávila, Pico Naiguatá, la Silla de Caracas, el Oriental e incluso fue por el camino de los españoles a la Guaira, igualmente hizo sendas excursiones al  Sierra Nevada de Mérida donde coronó el Pico Bolívar en 1937, siendo el excursión más numerosa que había logrado llegar hasta ese momento. Además el Cojito en su parte humanística y cultural  se dedicó a la poesía, a cantar (hay cassettes grabados por él, cantando) e incluso hizo innumerables caricaturas y cuentos de su familia hijos, esposa, amigos y familiares cercanos

Entrega de Placa en el reencuentro del Loyola, Payuli Ruestra, Guillermo Valdez, Gustavo Maggi, El Cojito Rodriguez, Migajita Briceño, Gonzalito Rodriguez entre otros

¿Alguna anécdota que recuerden de su etapa de jugador?

Recordamos  que siempre nos contaba que le decían “El Cojito” por una fractura que tuvo en una pierna que lo mantuvo cojeando algún tiempo, los Loyaltarras le decían, “epa Cojo “y eso le irritaba, en esa medida los amigos le impusieron este diminutivo que a la postre fue su apodo futbolístico y en la vida fue prácticamente un sustituto de su nombre..

Para nosotros y su familia fue un orgullo que fuera postulado al salón de la fama del deporte Venezolano y fuera escogido el 20 de Abril de 1995 junto a David Concepción (Beisbol), Antonio Benítez (Boxeo), Luis Lumunba Estaba (Boxeo), Víctor “paticas” Fernández (Ciclismo) y otros grandes deportistas.

 

Comité Editorial

Luis Vidal