Dani de Oliveira: Un futbolista “Made in USA”

Dani de Oliveira:

Un futbolista “Made in USA”

 Ricardo Cabrera

Daniel de Oliveira, Dani para la gente del fútbol, nacido en 1.970, viene de una familia donde el fútbol es algo serio, pues su padre es el conocidísimo Celso de Oliveira, un brasileño amigo del Rey Pelé que vino a Venezuela en la época del fútbol de colonias, y acá sembró raíces, formó una familia, jugó hasta que se cansó y después se dedicó a formar futbolistas.

Pero Dani quiso ir más allá, y fue pionero en el “soccer” de los Estados Unidos, gracias a su buen fútbol estudió becado en una prestigiosa universidad, actuó e dos importantes etapas del futbol en el país del norte, e hizo carrera simultáneamente allá y aquí.

A continuación les presentamos un esbozo de su vida en las preguntas que nos contestó vía Internet.

En sus inicios, con el Milan del CIV, su padre Celso arriba a la izquierda, y Dani es el cuarto abajo de izquierda a derecha

 

-¿Dónde te iniciaste a jugar al fútbol?

Me inicié en el Colegio Claret de Los Dos Caminos, en el año 1.974, mi padre era el entrenador.

-¿Cómo era la formación en ese momento?

La formación estaba muy relacionada con el fútbol brasileño. Mi padre creía mucho en la formación técnica como base para cualquier desarrollo futbolístico.

-¿Qué entrenadores tuviste en esa época?

Mi padre Celso de Oliveira fue mi formador inicial, después tuve a profesores como Alberto Villalobos, Luís Molina, Ramón itriago y Mauro Cíchero entre otros.

-¿El salto al futbol profesional?

El salto al futbol profesional lo hice en 1992 con el Deportivo Italia. Antes había jugado en la NCAA, las primera división de USA en ese tiempo, con la Universidad de Long Island en Nueva York.

-¿Con qué equipos jugaste?

Long Island University (LIU), Deportivo Italia, Carabobo FC, Trujillanos FC, DC United, New Orleans Gamblers, NY Vipers, CD Castellón, Dallas Sidekikcs.

-¿Cómo era la primera división en ese momento en Venezuela?

Era una liga con excelentes jugadores, con equipos fuertes en la capital y el occidente del país, siendo Marítimo, Caracas FC, Minervén y Táchira los más destacados.

-¿Contra qué estrellas de la época jugaste y con quienes compartiste en el mismo equipo?

Compartí con el mítico portero norteamericano Tony Meola en Estados Unidos, al igual que con el legendario Marco Antonio Etcheverry. En contra me enfrenté a grandes jugadores de la época como Leonel Álvarez, el Pibe Valderrama y Eric Wynalda entre otros.

Con la selección nacional en 1.996, primero abajo a la derecha

-¿Qué juego recuerdas con más entusiasmo?

Recuerdo el empate vs Zulia FC, donde marqué cuatro goles, todo un récord para la época.

-¿Tu experiencia con la camiseta vinotinto?

Tuve experiencia en varias giras a Centroamérica y el Caribe. Entre los entrenadores tuve a Rafa Santana y Víctor Pignanelli.

-¿Quienes fueron tus entrenadores durante tu carrera profesional, y qué rescatarías de cada uno de ellos?

Tuve a varios entrenadores importantes, entre ellos a Alfredo López, Pitillo Valencia, Bruce Arena y Bob Bradley. Destaco el profesionalismo y la capacidad de lectura de juego de Arena, asimismo la tenacidad y organización de Bob Bradley.

-¿Después de colgar los botines a qué te dedicaste?

Me he dedicado a ser entrenador. Hasta hace poco estuve dirigiendo en la primera división de Venezuela.

Tuve un período en las selecciones sub-15 y sub-17 de Venezuela. De esa generación salieron Fernando Aristeguieta, Josef Martínez, Rómulo Otero y Alexander González entre otros.

-¿Cómo ves el fútbol actualmente en Venezuela?

Va en crecimiento, los jugadores más maduros en todos los aspectos. Desde el punto de vista organizativo existen clubes con mejores estructuras, así como algunos padeciendo crisis financiera.

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Otras diez preguntas al hijo de Celso

Con “O Rei” Pelé en 1.983

Cuando Dani de Oliveira nos regresó el cuestionario tipo que le hacemos a cada una de las figuras de nuestro fútbol que no podemos entrevistar personalmente para hacerle la nota biográfica, nos pareció que tenía mucho más que decir en su rica vida futbolística, que faltaba información, por lo que lo contactamos y le hicimos diez preguntas que contesta sin economizar información o palabras, hablando de su vida, pero también emitiendo interesantes opiniones, siempre sobre fútbol, en respuestas que les transcribimos a continuación:

1) -¿Te costó mucho dejar de ser el hijo de Celso de Oliveira para ser Dani de Oliveira acá en Venezuela?

“La historia del fútbol venezolano se escribe tamben con el nombre de Celso de Oliveira, no solo por el récordman que fue, la marca del gol más rápido de la historia del fútbol venezolano y en aquella época del mundo, con cuatro segundos en el Estadio “Pachencho Romero” de Maracaibo jugando con el Deportivo Italia, sino también porque mi padre fue uno de esos grandes extranjeros que llegó al fútbol nacional y dejó un nombre bien marcado”.

“Creo que en esa época habían grandes jugadores como mi padre, como Vicente Arruda, como el mismo Luís Mendoza, que dejaron una huella enorme, indeleble, y nosotros los hijos teníamos que tratar, no de superarlas, pero por lo menos emparejarlas, y quizá en algún momento superarlas, yo creo que lo que me ayudó un poco a superar eso de ser el hijo de…, no superar a mi padre porque creo que nunca lo voy a superar, por todo lo que hizo, pero creo que lo que me ayudó a crear mi propio nombre fue haber jugado en los Estados Unidos, haberme hecho un nombre afuera, en el exterior, y cuando llegué a Venezuela efectivamente los periodistas de otrora, todos siempre buscaban la comparación con mi padre, aunque jugábamos posiciones totalmente diferentes, ya que mi padre era extremo por banda y yo era mediocampista, e inclusive llegué a jugar de volante de primera línea en alguna ocasión con Rafa Santana en la selección, pero bueno, de alguna forma más bien siento un orgullo enorme de haber sido comparado con mi padre en algún momento, pero superarlo a mi padre es imposible, fue un hombre que jugó tantas Copas Libertadores, hizo tantos registros en el fútbol nacional, y por eso me siento tan orgulloso de ser el hijo de Celso de Oliveira”.

El gran Celso de Oliveira

2)-¿Cual era tu posición en la cancha y cuales son tus características como jugador, cómo te definirías?.

“Era un volante ofensivo, con mucha capacidad creativa, sobretodo era como un punta por detrás de los atacantes, yo diría que me caracterizaba por mucha técnica, juego de primera, siempre me gustaba jugar mucho de primera, pero sobretodo mucha técnica, eso debido a las enseñanzas de mi padre desde muy pequeño, que enfatizaba el tema técnico que es importantísimo, y también me consideraba un buen cobrador de tiros libres, y hubo una temporada en los Estados Unidos en la que hice siete goles de tiro libre de los diez que anoté esa campaña, y además tenías buena pegada también, así me caracterizaría yo mismo, como un jugador muy creativo, con mucha visión de juego y técnico”

3) ¿Cómo fue tu ida a Estados Unidos la primera vez, qué te motivó a ir al fútbol norteamericano?

“Mi ida a los Estados Unidos se da gracias al entrenador costarricense Arnold Ramírez, que hacía vida en Nueva York, y en aquella época

él manejaba el fútbol en la Universidad de Long Island, que estaba plagada de jugadores sudamericanos que venían de la Escuela Tahuichi Aguilera, de Flamengo y otros clubes, eran jugadores que querían hacer carrera universitaria y a la vez jugar y mantener un nivel de fútbol alto”.

“ A esa Universidad llegué en el año 87 con una beca académica completa, me pagaron todo, no pagué ni un centavo, y justo en esa época el equipo de esa universidad había terminado ranqueado segundo en los Estados Unidos, allí habían grandes estrellas del fútbol de la época como Roger Chávez, Michael Antelo, Jorge Acosta, Álvaro Barco, que más adelante fue capitán de Universitario de Lima, era un gran equipo el que teníamos, y me pude afianzar ahí, inclusive recibiendo el título de novato del año en la Liga Nor-Este y en el equipo Todos Estrellas Novatos de los Estados Unidos junto a Erick Wynalda y el mítico portero Tony Meola, conseguí anotar diez goles en mi primera temporada como novato y goleador del equipo”.

Dani en el fútbol de USA

4) -¿Porque regresaste a Venezuela esa primera vez?

“Yo regresé a Venezuela porque en esa época el fútbol en los Estados Unidos todavía no tenía una base muy fuerte a nivel profesional, y cuando yo me gradúo allá el señor Tino Danesi, al cual recuerdo muchísimo junto a Walter Stipa, eran presidente y vicepresidente del Deportivo Italia, y me hacen una invitación para jugar con el Deportivo Italia, equipo en el que había militado mi papá, y de verdad que me pareció una muy buena oportunidad para iniciarme dentro del fútbol profesional, si no, me hubiese quedado en los Estados Unidos sin ningún problema, porque me habían ofrecido para jugar en el New Jersey Eagles, pero era un club semiprofesional, y era muy complicado hacer carrera ahí”.

5) -¿Porqué te fuiste al norte la segunda vez, había cambiado el fútbol de Estados Unidos con respecto a tu primera vez?

“En la segunda oportunidad cuando regreso a los Estados Unidos, llego allá gracias a la persona de Luís Molina que estaba haciendo carrera allá y me habla de la oportunidad de la nueva Liga que estaba surgiendo, que es hoy en día la Major League Soccer, entonces me radico en la ciudad de Dallas para prepararme buscando poder entrar en lo que era la primera generación de la MLS. Hicimos unas pruebas selectivas en el año 95, la hicimos primero en Dallas, después fuimos a California, y ahí el profesor Rinus Michels, que era el coordinador general de scouting de la MLS en esa época, gracias a Dios me elige entre los primeros cien jugadores del Combine, eran casi 380 jugadores en total que estaban haciendo esas pruebas, y entre ellos estaban también Gianni Savarese y Roberto Cavallo, me elige entre los primeros 120 jugadores junto con Gianni y Roberto, entramos al Draft y ahí soy elegido por el DC United de Bruce Arena, quien después fue entrenador de la Selección de Estados Unidos”.

Con Gianni Savarese en la MLS 1.996

6) -¿Cómo es el futbol de Estados Unidos hoy en día con respecto a las dos veces que jugaste allá?

“El Fútbol en los Estados Unidos es hoy en día es un fútbol marcado no solo por las grandes estrellas del balompié de Centroamérica y Norteamérica, y algunas de Europa que hoy en día llegan después de hacer carrera en el viejo continente, sino que también tiene unas bases muy sólidas desde el punto de vista de clubes y organización. Hoy en día los clubes tienen estadios propios, canchas propias de entrenamiento, digamos que son financieramente muy estables, a diferencia de la primera vez que jugué yo en la MLS, donde habían solo cuatro o cinco clubes estables económicamente”.

“Muchos saben que la MLS en sus primeros cinco años pasó momentos difíciles, donde inclusive estuvieron a punto de quiebra algunos equipos, pero el buen manejo la buena administración, no solo de los recursos sino también de las ideas implantadas dentro de esa organización, la hicieron mantenerse a flote, resurgir, reinventarse y que hoy en día sea la MLS una de las ligas más productivas del mundo entero”.

“Estoy muy orgulloso de haber jugado en esa liga, de haber sido pionero de esa liga, de estar entre los primeros jugadores en haber hecho carrera en la MLS, y bueno, creo que de alguna forma esta se va a convertir en una de las Top Cinco ligas del mundo en cualquier momento, si es que ya no lo es”.

7) -¿Porqué jugaste poco tiempo y en pocos equipos en Venezuela en tu época de jugador activo?

“Jugué en varios equipos por dos razones: yo alternaba el fútbol norteamericano con el fútbol de Venezuela, en Estados Unidos las temporadas duraban seis meses en aquella época, y los últimos cinco meses los jugaba yo con equipos venezolanos, al primero con el cual regresé a Venezuela a jugar después de mucho tiempo fue Trujillanos, aquel Trujillanos del Pitillo Valencia, que quedamos en tercer lugar en el campeonato, y allí hice siete goles jugando de mediocampista, fue un gran equipo conformado por jugadores como Rodrigo Soto, Jair Abonía, Henry Sevillano, Jorge Betancourt, el Koyac Álvarez, el Tute Valiente y otros más que hicimos vida en ese gran equipo que conformamos con el Pitillo Valencia de entrenador, y esa fue una bonita experiencia”.

“Después jugué con el Carabobo del profesor José Julián Pepito Hernández y el profesor Vicente Arruda, a quien agradezco muchísimo sus enseñanzas en aquel momento, de allí volví a los Estados Unidos y luego regresé nuevamente al Carabobo, de manera que fueron solo dos equipos en los que jugué en aquel momento en Venezuela”.

8) –A pesar de eso en nuestro fútbol ¿compartiste con muchos buenos jugadores de la época?

“En Venezuela me enfrenté a grandes jugadores de nuestra época, como Pedro Febles o Pedro Acosta, que para la época eran muy conocidos, el mismo caso de Héctor Rivas, el central del Marítimo que me pareció siempre un jugador extraordinario, Daniel Nikolac o César “Guacharaca” Baena, que son jugadores a los cuales enfrenté en su mejor momento. Jugadores con los que compartí cancha o camerinos fueron tamben muchos, como Marco Antonio el “Diablo” Echeverry, John Hart, capitán y referente de la selección de Estados Unidos en aquel momento, Eddie Pope, central de la selección de Estados Unidos, Gianni Savarese, con quien compartí bastante, no solo en el fútbol universitario de los Estados Unidos, sino también en la selección compartimos varios juegos, y ni que decir con la selección nacional cando tuve la ocasión de compartir en una gira por Centroamérica con Stalin Rivas, Ceferino Bencomo, Rafael Dudamel y otros grandes jugadores del fútbol nacional”.

9) -¿Cómo te ha ido como técnico en el fútbol rentado venezolano, como fue tu salida de Estudiantes de Caracas y cual es tu futuro como Director Técnico?

“Ha sido una grata experiencia dirigir en el fútbol venezolano, yo comencé con la selección nacional sub-17 y sub-15, de allí pase a ser Director de Fútbol, creía conveniente conocer al fútbol desde atrás, el fútbol desde las oficinas, para conocer un poquito más el fútbol nacional, y bueno, me lancé a la experiencia de dirigir en la segunda división con Yaracuyanos, un equipo muy bien panificado, con una estructura deportiva única en el país, teniendo como centro de entrenamiento “La Fábrica”, y allí pude desarrollar muchas cosas, gracias al apoyo que tuve del señor Daniel Morotti, presidente y dueño del equipo, allí conseguimos cosas importantes, como el primer lugar del torneo de segunda división de lo que era la permanencia, que era muy importante para el equipo en ese momento, para darle tranquilidad al proyecto, ya que lo agarré en un momento de crisis, y sumamos diez partidos invictos, siete ganados y tres empatados, lo que nos dio la tranquilidad para poder seguir en la segunda división”.

“De allí salí para dirigir al Metropolitanos, que fue el primer equipo que me dio la oportunidad de dirigir en la primera división venezolana, por lo cual siempre le estaré agradecido al señor Juan Carlos Ferro por todo el apoyo que me dio, además de todas las herramientas que me proporcionó para poder trabajar con ese equipo, que jugaba un fútbol excelente, de gran estilo, tuvimos la oportunidad de ganar partidos fuera de casa, donde nunca había ganado Metropolitanos, y eso es importante tenerlo presente”.

“Después con Estudiantes de Caracas fue una experiencia diríamos contradictoria, porque se comenzó muy bien, un Torneo Apertura que ha sido el mejor que ha hecho Estudiantes en toda la historia reciente que tiene, sumando 19 puntos, consiguiendo victorias en Portuguesa que nunca antes se habían conseguido, victorias importantes como ante Carabobo que nunca antes se habían conseguido jugando de visitante, pero también haciendo la reflexión de la importancia de la planificación, y del buen manejo de lo que es la parte económica, de lo que son los salarios para que las cosas funcionen. Cando un equipo no tiene bien estructurado eso es complicado hacer grupo, hacer trabajos de manera mucho más profesional, se aparecen las interferencias, y esas interferencias terminan marcando la pauta de los equipos, nosotros, si tu te pones a ver en el Torneo Apertura comenzamos bien, en los primeros seis partidos ya teníamos 10 puntos de 18 disputados, algo inédito para un equipo como Estudiantes de Caracas, y después se bajó la guardia en cuanto al tema financiero, empezaron los problemas, las interferencias, y allí fue donde nosotros tuvimos un declive importante que muchas veces la gente no lo ve, pero si influye”.

“Al final del camino agradecido con las dos instituciones por esta oportunidad, y bueno, a seguir trabajando, porque ahora se abren otras puertas, se vienen oportunidades, quizá en el exterior, que hay que aprovechar, y buscar también trabajar ya con plantillas mucho más estructuradas, mucho más reforzadas, que nos permitan a nosotros desarrollar nuestra forma de jugar, que es el estilo del buen fútbol”.

“Yo si diría que dentro del fútbol nacional, y esto es una acotación que quiero hacer, muchas veces es muy difícil tratar de implementar un fútbol de altísimo nivel en cuanto a estilo ofensivo, puesto que este es un fútbol que está marcado con equipos que ganan por defender bien, y muchas veces no necesariamente cuando se juega a la ofensiva quiere decir que uno deje de trabajar la defensa, sino que el jugador venezolano tiene que adaptarse a jugar bien los cuatro momentos del partido que son la defensa, el ataque y las dos transiciones; es complicado, eso lleva tiempo, y creo que los equipos deben tener mucha más paciencia para poder entender que para llegar a tener un estilo de juego diferente, tienen que darle tiempo y trabajo a los entrenadores”.

10) -¿Podría ir Venezuela al próximo Mundial de Qatar, cómo ves este proceso?

“La presencia de Venezuela en el próximo Mundial se puede lograr, siempre y cuando haya un trabajo de planificación adecuado, que le permita a los jugadores y a los técnicos tener las menos interferencias posibles, yo creo que solo así vamos a tener una clasificación prontamente”.

“Yo si creo que hemos tenido una evolución en nuestro fútbol hemos evolucionado como selección nacional, como jugadores que juegan en el alto nivel, y creo que tenemos el material humano necesario para poder llegar a jugar un Mundial prontamente”.

“Rafael Dudamel, dentro de todas las críticas que se le pueden hacer, ha sido un entrenador que ha llevado a dos seleccionados a Mundiales juveniles, lo que era importante previo a cualquier logro de clasificación a un Mundial de selecciones absolutas, y yo creo que es cuestión de

sentarse, planificar, y estructurar el futuro de una manera muy profesional”.