14 de agosto de 2001, el día que la cenicienta devolvió la cachetada

 

Rubert Moran venía de superar una lesión en la rodilla que lo había alejado de las canchas por muchos meses

CARACAS – En la vida y en el deporte no sabes que día presenciarás un evento histórico. El 14 de agosto de 2001, los 10 mil espectadores que estaban en los graderíos del José Encarnación “Pachencho Romero” nunca habría imaginado ver ante sus ojos algo así. Ese día significó un antes y un después para nuestra selección nacional.

Aquel día de 18 años atrás, Venezuela derrotaba con marcador de 2-0 por primera vez en su historia a Uruguay, la bi-campeona del mundo.  Hay que señalar que antes de este cotejo, válido por la 14ª fecha de las eliminatorias rumbo al mundial Corea Japón 2002, nuestra selección nacional ostentaba el poco alentador record de 3 victorias, 3 empates y 56 derrotas. Los únicos triunfos había llegado ante Bolivia (2 oportunidades) y Ecuador (1).

En la selección charrúa había jugadores de la talla de Alvaro Recoba, Paolo Montero, Dario Silva, Fabián Carini y Marcelo Zalayeta que militaban en las principales ligas europeas. La celeste llegaba a Maracaibo con la moral por las nubes, en la jornada anterior, había derrota 1-0 a la selección brasileña de Ronaldo y compañía que al año siguiente se titularía campeona del mundo. Por su parte, la vinotinto llegaba luego de ser goleada 5-0 por Bolivia en la altura de La Paz.

Cuando salieron a la cancha las dos selecciones, el ranking Fifa decía que Uruguay ocupaba el puesto 20, mientras que los criollos estaban en el 110. Pero en la tierra del sol amado esa diferencia no se noto, Venezuela impuso su ley y superó con pizarra de 2-0 a la celeste con goles de Ruberth Moran (53’) y Alexander Rondón (90’).

Richard Páez, que en ese entonces, era el seleccionador nacional nos confiesa. “Ese día había una atmosfera rara alrededor de la selección, ya que veníamos de empatar 2-2 en San Cristóbal  contra Colombia y habíamos sido goleados en Buenos Aires por Argentina 5  a 0 y en La Paz por Bolivia 5 a 0 y se comentaba que si perdíamos con Uruguay en Maracaibo, la FVF pediría mi renuncia como seleccionador. Y ese día en la charla pre-partido yo les decía a mis jugadores que ese día la obligación era ganar que no se conformarán con jugar bien, pues no me hicieron caso. Mis muchachos jugaron como nunca y ganamos como nunca antes lo había hecho una Selección de Venezuela, nada más y nada menos que ante un bicampeón mundial y por 2 a 0. Sentí que fue una recompensa  para la visión y el estilo que queríamos sembrar en la Selección y le hicimos un homenaje a todos los jugadores de nuestra Selección que habían pasado por su historia de Cenicienta. Le agradecí a los jugadores que participaron en ese día histórico por habernos dado el mayor regalo a nuestro país, que tanto lo necesitaba.  Ese día nació la Vinotinto gloriosa para la eternidad, ya que se inició la racha inimaginable de 4 victorias seguidas en competencia de eliminatorias sudamericanas”.

Rubert Morán, otros de los protagonistas de ese glorioso día, nos habla de cómo vivió ese día. “Fue un partido muy complicado. En ese momento la selección estaba pasando por un momento difícil por los resultados que habíamos obtenido en la Copa América y en las eliminatorias rumbo al mundial. El profe Richard estaba iniciando su proceso en la selección. Yo fui convocado para este juego luego de una lesión en la rodilla, donde estuve 8 meses sin jugar. El juego ante Uruguay fue mi primer compromiso. Esa convocatoria fue polémica y llega por la urgencia de buscar un resultado positivo. Afortunadamente pude responder de la mejor forma posible al llamado a la selección: anotando un gol. Ese resultado le dio un segundo aire a mi carrera deportiva y a la selección nacional”.

La Celeste finalmente, con 27 puntos, clasificaría al mundial Corea-Japón 2002, inaugurando la costumbre de ir a los repechajes. Ese 14 de agosto de 2001, la llamada Cenicienta le devolvió la cachetada un grande no solo del continente, sino del mundo. Y los fanáticos charrúas pensaron ese  día que no se podía caer más bajo ante la vinotinto… aún faltaban tres años para la goleada en el Centenariazo

Fioravante De Simone

Coordinador editor

VenezuelaFutbol